sábado, 2 de septiembre de 2017

Dos semillas de aventura ambientadas en Sicilia

Muy buenas a todos,

En La Tapadera poco a poco vamos volviendo de las vacaciones y... en fin, aquí estamos. Regresamos con las pilas bien cargadas y muchas pero que muchas ganas de rol. Esto incluye retomar las publicaciones del blog al ritmo que manteníamos antes del verano, que era bastante alto. En la canícula solo hemos publicado cuatro entradas, aunque eso sí, bastante buenas ;-) Han sido las tres de julio y la de agosto.

La cuestión es que ideas, ayudas y aventuras para compartir en este nuevo curso rolero 2017-2018 no nos faltan, y aquí os traigo una pequeña muestra inicial: dos semillas de aventura ambientadas en la mayor y más impresionante isla del Mediterráneo, Sicilia.



Sicilia posee casi 26 000 kilómetros cuadrados de selva mediterránea, ciudades cargadas de historia, montañas salvajes, volcanes activos o playas que han visto arribar desde trirremes hasta goletas sarracenas o barcos vikingos. Es una isla fabulosa por la que ha pasado una cantidad sorprendente de pueblos. Es un entorno mágico en el que las ideas de aventuras brotan como setas. Y... sí, claro, es uno de los lugares en los que he pasado el verano :P

Sin más dilación, allá van: ¡Espero que os gusten!

PD: Por cierto, que ya publiqué en su día otras semillas de aventura de tema italiano, en aquella ocasión cuatro y ambientadas en la Toscana. Podéis acceder a ellas en este enlace.




Semilla 1
QUELLO CHE ABITA SOTTO LE ROVINE
(LO QUE MORA BAJO LAS RUINAS)

AMBIENTACIÓN: Terror y suspense; idealmente La Llamada de Cthulhu años 20.

LOCALIZACIÓN: Agrigento, costa meridional de Sicilia, y secundariamente la ciudad de Oxford.

ÉPOCA: Año 1927.

SEMILLA: Los PJ residen en Oxford y conforman un grupo de jóvenes y entusiastas estudiantes universitarios de Arqueología. Han acabado el segundo semestre escolar con excelentes notas y el decano de la facultad los llama a su despacho para ofrecerles trabajar durante el verano en unas excavaciones del mayor interés: las que está llevando a cabo su buen amigo Alexander Hardcastle en la localidad de Agrigento, la célebre colonia griega que floreciera durante el siglo V a.C.

El viaje de Inglaterra a Sicilia puede constituir una aventura en sí misma. En cualquier caso, cuando los PJ llegan a Agrigento (que para ellos debería ser algo casi tercermundista en esa época) son calurosamente recibidos por Mr. Hardcastle y su hermano, también mecenas de las excavaciones. Los PJ son alojados en la villa de los Hardcastle y atendidos por un criado siciliano, solícito pero siniestro, que no sabe una sola palabra de inglés.

Alexander Hardcastle y las ruinas griegas de Agrigento
Los PJ se incorporan a la rutina de las excavaciones y poco a poco van advirtiendo algunos signos inquietantes, tanto en los objetos que sacan a la luz (fragmentos de estatuillas de los Mitos de Cthulhu, por ejemplo), como en el comportamiento de las gentes de los pueblos cercanos e incluso de los propios hermanos Hardcastle.

Un día, una visita a una aldea próxima a comprar algunos alimentos concluye con una indisimulada persecución por parte de un par de hombres extraños y de ojos extraviados (que solo se detienen en cuanto los PJ penetran en la zona de las excavaciones). Otro día, los Hardcastle se muestran extrañamente sombríos durante la cena, para desaparecer durante los dos días siguientes y reaparecer al tercero como si no hubiese pasado nada. Y otro día, los PJ despiertan en plena noche y sienten un ligero temblor acompasado... ¡bajo tierra!

El DJ, por supuesto, es libre de idear tantos sucesos perturbadores como considere oportuno hasta que se revele la terrible verdad que se oculta bajo las increíbles ruinas de Agrigento...

Ruinas del templo superior
NOTAS: El director de juego debería documentarse un poco sobre Agrigento antes de desarrollar la aventura. Con la entrada relacionada en Wikipedia puede bastar.
Alexander Hardcastle es un personaje auténtico. Financió con su fortuna privada las excavaciones de Agrigento y terminó recluido en un sanatorio mental (no así su hermano, que se desvinculó de la empresa arqueológica con anterioridad).





Semilla 2
كنز ابن إبراهيم
(EL TESORO DE IBN-IBRAHIM)

AMBIENTACIÓN: Medieval histórica, del tipo Walhalla o Aquelarre, aunque admite toques de medieval fantástico.

LOCALIZACIÓN: Villa de Cefalu', costa tirrena de Sicilia.

ÉPOCA: Año 1062.

SEMILLA: El imponente promontorio calizo de La Rocca, de paredes casi verticales, es el emplazamiento de Cefalu' en el que los árabes erigieron su ciudadela desde el mismo inicio de la dominación islámica de Sicilia, allá por el siglo IX. No obstante, el año pasado, 1061 según el calendario de los cristianos, los audaces normandos lograron ocupar La Rocca y obligaron a los árabes a bajar al puerto, donde ahora residen. Hoy los pendones de los diablos rubios llegados del norte ondean en lo alto de la montaña. Desde la cima, al final de la imponente Salita Sarraceno (la gigantesca escalera que asciende sinuosamente atravesando los tres niveles de murallas de La Rocca), se domina el mar y todas las tierras que alcanza la vista. Según se dice, la ventosa cumbre fue el hogar de la extinta raza de gigantes que habitó Sicilia en la noche de los tiempos. Además, el complejo amurallado cuenta en su seno con el llamado "templo de Diana", unas ruinas de la época romana a las que los habitantes de Cefalu' siempre han evitado sin que se sepa muy bien por qué.

En lo alto de La Rocca, unas ruinas se yerguen sobre otras que a su vez se levantan sobre los restos de otros remotos antiguos señores de Sicilia...
Ahora es el turno de los normandos.
Los PJ son un grupo de musulmanes jóvenes, amigos o familiares entre sí, que sobrellevan el reciente dominio normando como mejor pueden. Los diablos rubios llevan unos pocos meses como señores del lugar, y no permiten que ningún árabe vuelva a subir a La Rocca, tan orgullosos como están de su reciente dominio sobre Cefalu'. Pero es el imán de la mezquita a la que suelen acudir los PJ el que peor lleva la supremacía normanda, sin que se conozca realmente la razón. En las oraciones colectivas de los viernes no para de suspirar, lamentarse y hasta arrancarse los cabellos. Siempre grita consternado que Alá ha debido olvidarse de sus fieles.

Una tarde muy nublada, el imán manda llamar a los PJ a la mezquita. Allí, mientras se empiezan a escuchar los truenos de la tormenta que se avecina y sentados sobre desgastadas alfombras, les cuenta una fabulosa historia: la de un antiguo cadí de Cefalu' llamado Kamel Ibn-Ibrahim que amasó una gran fortuna en monedas de oro. El tal Ibn-Ibrahim vivió hace más de un siglo y algunos ancianos de Cefalu' aún recuerdan su nombre. Era un funcionario avaricioso, corrupto y odiado, pero ya fuese porque contaba con una fuerte escolta personal, ya porque el mismísimo emir le debía favores, ya porque se hacía proteger mediante poderosos conjuros de magia negra, nadie pudo exigirle ninguna justicia en vida. De hecho, murió plácidamente en su lecho sin revelar lo más mínimo acerca del tesoro del que tanto se rumoreaba, sin hijos a los que legarlo, y su recuerdo fue apagándose poco a poco.

Sin embargo, el imán realizó un fenomenal descubrimiento unos pocos días antes de la llegada de los normandos a Cefalu', cuando ya había corrido la noticia de la aproximación de los diablos rubios. Leyendo un viejo texto hallado en la propia mezquita, descubrió que el tesoro de Ibn-Ibrahim se encuentra escondido bajo la tercera gran losa de la derecha del pavimento del viejo "templo de Diana", allá arriba, en La Rocca. El imán por desgracia no pudo comprobar si lo que decía el documento era cierto, pues en esos días la fortaleza hervía de soldados y civiles, y una vez se produjo el ataque normando aún resultó más difícil. Para colmo de males, los diablos rubios se han hecho ahora con La Rocca y ya no parece que se vayan a ir ni de que nadie pueda ser capaz de expulsarlos. La única opción que le queda al imán es confiar en un joven pero discreto grupo de buenos musulmanes que le quieran ayudar a infiltrarse en La Rocca y hacerse con el tesoro.

Una tarea que no resultará precisamente sencilla...

Todo buen tesoro debe contar con un buen número de monedas de oro. ¿Qué tesoro sería, si no?

En fin, estas han sido las dos semillas de aventura de tema siciliano. Espero que os hayan gustado. ¡Hasta la próxima!

5 comentarios:

  1. Geniales ambas semillas sicilianas. Me ha dejado todo loco esa terrible verdad que se esconde bajo las ruinas de Agrigento. Gran semilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Edu ;-) Me alegro de que te hayan gustado.

      Eliminar
  2. Aaaargh!! No quiero leer semillas, quiero jugar las partidas que generen!!! Ignacio, eres un ídolo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja... Tenemos material de sobra para 17 lustros, ome.
      No me ha quedado claro si al final has leído las semillas o no XD

      Eliminar
  3. Tremendas!! Hay que ver la suerte que tenemos con nuestro ídolo. Tu cerebro respira e irradia rol puro y nosotros somos adictos. Un abrazo, crack.

    ResponderEliminar